En el arte, el éxito es la expresión en sí misma, y en el diseño de interiores  ¿Cómo medir el éxito?

 

Dijimos que el arte es el elemento clave para todas las disciplinas relacionadas al diseño. Pero en este caso particular la clave para un resultado favorable, es saber lo que el “éxito” implica y los criterios necesarios para su realización. A partir de consideraciones éticas en estrategias globales a la dinámica del equipo, en suma de las habilidades, la filosofía, la metodología y los recursos necesarios para supervisar un proyecto de diseño interior, desde su concepción hasta su finalización. Frente a esto Mauricio Zonis nos invita a reflexionar sobre ¿qué ocurre cuando el proyecto llega a su conclusión? ¿Cuáles son los criterios para evaluar los méritos de los resultados?

Valoramos el trabajo terminado, sin considerar los obstáculos y reveses el diseñador y el cliente ha encontrado en el camino. Los profesionales del diseño, sin embargo, estos factores de producción deben tomar en cuenta a la hora de evaluar los resultados, aclara Mauricio Zonis.

El éxito es, por supuesto está puesto en el ojo del espectador. Aunque las opiniones del cliente y el diseñador son primordiales, otros puntos de vista deben tenerse en

cuenta, incluyendo al contratista, los ocupantes del espacio, gestores de proyectos, consultores inmobiliarios, la prensa, e incluso de la sociedad en general. Opiniones y prioridades obviamente varían incluso dentro de estas categorías, de un proyecto a otro, y de un día para otro. Mauricio Zonis tiene bien definida y altamente afinada la paleta de gustos y disgustos. Para evaluar los méritos de un proyecto, sin embargo, no podemos suprimir las preferencias estilísticas personales, en lugar de evaluar la calidad de las ideas y el ingenio de su ejecución.

Un exitoso proyecto aborda las exigencias y requisitos del programa pragmático

así como nociones abstractas, carácter y ambiente- las cualidades que elevan el diseño de una línea a una obra de arte plenamente experimentamos y reaccionar a entornos espaciales en muchos niveles: físicamente, visual e intuitiva. El espacio es un contenedor de nuestras emociones, así como de nuestras acciones. A pesar de la facilidad con la Mauricio Zonis nos cuenta sobre lo que muchos clientes pueden hablar de una lista de necesidades y preferencias cuando se trata de cuestiones de la función y la apariencia de una amplia capacidad de almacenamiento de elementos compositivos tales como color y materiales, es extremadamente difícil describir cómo debe sentirse un espacio. Al tocar en este terreno subconsciente es la raíz de un buen diseño.

Conversaciones con una amplia gama de personas, desde los clientes a diseñadores de interiores, los gerentes de construcción para gestores de proyectos concluyó que no son cuantificables, indicadores de éxito universal que puede ser medido a través de la evidencia anecdótica o evaluaciones formales.

 

¿Cómo hacer del arte un oficio o como ser un consultor de negocios en diseño de interiores?

 

Mauricio Zonis, experto en inserción laboral en el área artística nos cuenta acerca de una profesión estrechamente vinculada al arte y como convertirla en una actividad rentable.

Ser un consultor es la base de un diseño exitoso, tanto para empresas de diseño interiores como para profesionales independientes. Asesorar y guiar a los clientes es el ejercicio estratégico para satisfacer los objetivos de negocio.

Los profesionales que trabajan en el ejercicio del diseño interior corporativo no sólo deben ser creativo también deben ser conocedor del negocio del cliente, su publico objetivo, segmento, su realidad, necesidad, gustos y preferencias, debe estudiar y estar comprometido con su labor nos aclara Mauricio Zonis. Los diseñadores deben comprender el problema empresarial tan profundamente como ellos entienden el problema de diseño. Así pues, los miembros de un equipo de diseño interior son consultores de negocio ante los ojos de sus clientes y deben estar a la altura de las crecientes expectativas. Es la unidad para la total satisfacción del cliente.

Definir objetivos y limitaciones

Pensar como un consultor de negocios significa saber lo que el cliente espera

conseguir y, a continuación, elaborar una estrategia para alcanzar ese fin, esto es fundamental en la mirada del diseño de Mauricio Zonis. Así, cuando en una reunión con clientes acerca de un nuevo proyecto, el diseñador del primer orden de negocio es el cliente para saber a dónde quiere ir. Lo que hará que el proyecto sea un éxito en los ojos del cliente. Esta es la primera oportunidad del diseñador para formular preguntas eficaces, de sus objetivos y restricciones.

Se plantea una necesidad de objetivos conociendo qué quiere el cliente y cuál es la misión de la empresa, con qué criterios va a medir el cliente el resultado y qué imagina, cuáles son los mensajes que deberán transmitir los proyectos. Una de las premisas de Mauricio Zonis es que debemos aprender acerca de los objetivos del cliente ayudará al diseñador a comprender cuál es la solución de diseño interior debe llevar a cabo.

Con respecto a las limitaciones es sumamente importante conocer cuáles serán los límites del cliente, en términos de comunicación, implementación, alcance, economía de recursos. Estas son preguntas que del diseñador debe conducir para reconoce las limitaciones habituales del cliente y del proyecto, como las mencionadas, tales como el presupuesto, los plazos y las normas de diseño, así como menos esperado de cuestiones tales como la densidad de objetivos, contratos de compra nacional, y la reutilización de los activos existentes. Sin duda en la concepción de los espacio de diseño de Mauricio Zonis, los objetivos del cliente y las limitaciones pueden presentar numerosas contradicciones. El diseñador debe conciliar estas contradicciones y definir una solución que logre el equilibrio adecuado entre las consideraciones.

Hay que comprender, asimilar y reconocer que los responsables para la comprensión de las múltiples posibilidades de diseño interior de los espacios que se gestionan es el rol del diseñador y no asumir de antemano que el cliente conoce el ámbito del diseño, si de su negocio, pero no del diseño. Mauricio Zonis entiende que el tiempo del cliente tiempo y su atención están ocupadas por una serie de otras cuestiones y es por ese motivo que contratan a diseñadores de interiores para proporcionarles excelentes ideas, soluciones y servicios, y no problemas o angustias.