¿Cómo hacer del arte un oficio o como ser un consultor de negocios en diseño de interiores?

 

Mauricio Zonis, experto en inserción laboral en el área artística nos cuenta acerca de una profesión estrechamente vinculada al arte y como convertirla en una actividad rentable.

Ser un consultor es la base de un diseño exitoso, tanto para empresas de diseño interiores como para profesionales independientes. Asesorar y guiar a los clientes es el ejercicio estratégico para satisfacer los objetivos de negocio.

Los profesionales que trabajan en el ejercicio del diseño interior corporativo no sólo deben ser creativo también deben ser conocedor del negocio del cliente, su publico objetivo, segmento, su realidad, necesidad, gustos y preferencias, debe estudiar y estar comprometido con su labor nos aclara Mauricio Zonis. Los diseñadores deben comprender el problema empresarial tan profundamente como ellos entienden el problema de diseño. Así pues, los miembros de un equipo de diseño interior son consultores de negocio ante los ojos de sus clientes y deben estar a la altura de las crecientes expectativas. Es la unidad para la total satisfacción del cliente.

Definir objetivos y limitaciones

Pensar como un consultor de negocios significa saber lo que el cliente espera

conseguir y, a continuación, elaborar una estrategia para alcanzar ese fin, esto es fundamental en la mirada del diseño de Mauricio Zonis. Así, cuando en una reunión con clientes acerca de un nuevo proyecto, el diseñador del primer orden de negocio es el cliente para saber a dónde quiere ir. Lo que hará que el proyecto sea un éxito en los ojos del cliente. Esta es la primera oportunidad del diseñador para formular preguntas eficaces, de sus objetivos y restricciones.

Se plantea una necesidad de objetivos conociendo qué quiere el cliente y cuál es la misión de la empresa, con qué criterios va a medir el cliente el resultado y qué imagina, cuáles son los mensajes que deberán transmitir los proyectos. Una de las premisas de Mauricio Zonis es que debemos aprender acerca de los objetivos del cliente ayudará al diseñador a comprender cuál es la solución de diseño interior debe llevar a cabo.

Con respecto a las limitaciones es sumamente importante conocer cuáles serán los límites del cliente, en términos de comunicación, implementación, alcance, economía de recursos. Estas son preguntas que del diseñador debe conducir para reconoce las limitaciones habituales del cliente y del proyecto, como las mencionadas, tales como el presupuesto, los plazos y las normas de diseño, así como menos esperado de cuestiones tales como la densidad de objetivos, contratos de compra nacional, y la reutilización de los activos existentes. Sin duda en la concepción de los espacio de diseño de Mauricio Zonis, los objetivos del cliente y las limitaciones pueden presentar numerosas contradicciones. El diseñador debe conciliar estas contradicciones y definir una solución que logre el equilibrio adecuado entre las consideraciones.

Hay que comprender, asimilar y reconocer que los responsables para la comprensión de las múltiples posibilidades de diseño interior de los espacios que se gestionan es el rol del diseñador y no asumir de antemano que el cliente conoce el ámbito del diseño, si de su negocio, pero no del diseño. Mauricio Zonis entiende que el tiempo del cliente tiempo y su atención están ocupadas por una serie de otras cuestiones y es por ese motivo que contratan a diseñadores de interiores para proporcionarles excelentes ideas, soluciones y servicios, y no problemas o angustias.