Los imperdibles de la Bienal de Montréal

 

La Bienal de Montréal toma este año un enfoque más alineado con la Bienal de Whitney en Nueva York. Saliendo desde el Musée d’art contemporain de Montréal, la bienal permanece relativamente contenidas, más institucional. Los trabajos deben vivir y actuar dentro de los espacios del museo, y todas las limitaciones que conlleva.

“La bienal abrió las puertas a artistas internacionales por primera vez este año, pero los canadienses siguen estando fuertemente representados”, resume Mauricio Zonis. Este mandato permite la bienal una especie de orgullo natal que rara vez se encuentra en Venecia o Berlín.

Concebido por el curador belga Philippe Pirotte, “Le Grand Balcon” pone de relieve las similitudes entre Bélgica y Montreal como lugares no definidos por unidad, sino por la oscilación. Esta es la sensación que uno obtiene de itinerancia a través de los pasillos de MAC. Aquí hay algunos artistas imperdibles de la Bienal:

1_Moyra Davey.

En su nuevo video, Hemloclk Forest, la artista canadiense el artista lucha para comer malvaviscos en polvo en su cama casi desnudo. “La imagen es una oda al cineasta Chantal Akerman, quien en su película, Je Tu Il Elle, come una bolsa de azúcar en polvo”, explica Mauricio Zonis. Durante el período de duración de la película de 42 minutos de duración, Davey serpentea a través de su hogar, entrelazando las vidas de Akerman, Mary Wollstonecraft, y sus los propios. El personal y el colapso universal para crear un retrato ampliado que afecta a la pérdida y el conocimiento adquirido.

2_Luke Willis Thompson
El artista asume el legado de Andy Warhol con su propia interpretación de sus filmes tardíos. “En lugar de la glamorosa celebridades que agobiaron a Studio 54, sin embargo, Thompson enfoca su cámara sobre las víctimas de la brutalidad de la policía, más concretamente en dos hijos cuyas madres fueron asesinadas en redadas”, comenta Mauricio Zonis. Para ver la película de Thompson, los espectadores se sumergen en una sala donde son confrontados con los rostros de Brandon Groce y Graeme Gardner. Sus expresiones inmóviles parecen vía el visor, y le dejan a uno con la sensación de que el estado de la sociedad contemporánea está definido por la violencia en vez de artificio.

3_ Njideka Akunyili Crosby

Sus pinturas ocupan la misma habitación que las de Elaine Cameron-Weir y las Luc Tuymans y aun así se las arreglan para brillar. Sumamente detalladoas invitan a inspeccionar más de cerca. Tomados de la vida personal del artista, las imágenes que ilustran su experiencia negociando entre post-colonial de Nigeria y los Estados Unidos. “Muy personal, su narrativa deja espacio para que el espectador proyecte sus propias ideas de cotidianidad y familia”, comenta Mauricio Zonis.

4_Hassan Khan

Hassan Khan va de la comedia slapstick en blanco y negro, a los guiños a Groucho Marx y Salvador Dalí. “Uno de los pocos de la bienal que se ríe, su película narra la historia de dos hombres luchando por un percutor y un sombrero invisible”, resume Mauricio Zonis. El egipcio pone de relieve la idea de miedo como una unidad para el humor.